Síguenos por correo electrónico

6.10.11

Los marchistas presentan una denuncia al Defensor del Pueblo por los actos de hostigamiento y agresiones recibidas en Quiquibey e Inicua.


Pese a la violencia que sufrió la octava marcha el 25 de septiembre y las muestras de apoyo y solidaridad recibidas de todos los rincones del país las agresiones por parte de algunos sectores continúan. Los marchistas solicitaron al Defensor del Pueblo Rolando Villena adopción de medidas de prevención y protección, para resguardar la integridad física y la vida de los participantes de la movilización indígena y garantizar su continuidad hasta llegar a la sede del Gobierno.

El 30 de septiembre, un día antes del reinicio de la marcha, los colonizadores de Quiquibey, lugar de concentración de los indígenas provenientes de San Borja y Rurrenabaque, empezaron a amedrentar a los recién llegados. Hubo insultos, detonación de petardos y se realizó el registro de las placas de las flotas en las que llegaron los marchistas de Rurrenabaque.

Uno de los dirigentes de la Subcentral Tipnis, Bernabé Noza Cayuba fue acosado y encerrado en una escuela del lugar donde los colonos le exigieron que explique los 5 puntos de la plataforma de la marcha que, según ellos, afectan a sus intereses, además de pedirle que no continué con la marcha.

El día sábado 1 de octubre la marcha partió de Quiquibey rumbo a la comunidad las Delicias y luego a Marimono. En el tramo entre las Delicias y Marimono los colonizadores organizaron un punto de bloqueo en la comunidad Inicua, colocando movilidades de transporte público para frenar el avance de la marcha. En el lugar del bloqueo se encontraban varias personas con megáfonos y papeletas de las elecciones judiciales que fueron distribuidas por periodistas de canal 7. En este punto fueron agredidos el Diputado Indígena Pedro Nuny Caity y el responsable de la oficina del CEJIS La Paz Iván Bascope Sanjínes. A Iván Báscope se lo agredió físicamente, con empujones, patadas y arañazos, además un dirigente del lugar trató de pegarle una papeleta de las elecciones en el rostro. Al mismo tiempo, a las víctimas de este ataque se les pedía que expliquen porque estaban en contra de las elecciones judiciales. Frente a esta situación se vieron obligados a escapar, siguiendo las instrucciones orgánicas de la marcha de no contestar a los insultos ni agresiones.

La Marcha presentó una denuncia al Defensor del Pueblo sobre los actos de hostigamiento recibidos en las localidades mencionadas, y se espera poder contar con el apoyo de esta instancia para evitar violencia y garantizar la seguridad de los participantes de la movilización.

Páginas vistas en total

Archivo del blog