Síguenos por correo electrónico

29.6.10

El Gobierno e indígenas no acuerdan lugar de diálogo

El Ministro de Autonomía propuso la ciudad cruceña como punto neutro de diálogo, la dirigencia prefiere que sea en la marcha.
El Gobierno, a través del ministro de Autonomía, Carlos Romero, propuso ayer a la dirigencia de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (Cidob) reanudar el diálogo en la ciudad de Santa Cruz, como punto neutro. Rechazó la propuesta de los marchistas, que exigen la presencia del presidente Evo Morales y autoridades ejecutivas y legislativas en la caminata.
La autoridad dijo, desde Santa Cruz, que el Gobierno nacional hizo todo lo posible por abrir un espacio de diálogo con el sector movilizado, y que muestra de ello son las cuatro cartas enviadas a la dirigencia y Comité de Marcha de la Cidob, y una a los asambleístas indígenas que respaldan la medida, pero que no se obtuvo respuesta alguna.
Lamentó que desde algunos medios de comunicación se haya pretendido mostrar al Gobierno con una postura “dura e indiferente” frente a la movilización indígena, y no se hizo mención de las notas enviadas desde el Ejecutivo en busca de diálogo.
“Nunca fue el Gobierno el que lo suspendió (el diálogo), fue una decisión unilateral de la Cidob”, aclaró.
Romero explicó que no es posible que medio gabinete ministerial, asambleístas y hasta el propio Presidente del Estado, se hagan presentes en la marcha, pues “eso no es realista, no es serio. No podemos ir a dialogar con 400 personas, queremos dialogar con mucha profundidad porque nos preocupa lo que está pasando”.
Recalcó que la movilización tiene muchos componentes políticos, los cuales el Gobierno está dispuesto a debatir y esclarecer, y que la movilización tiene demandas que están más allá de la Constitución Política del Estado. “Hay demandas que ponen en riesgo los derechos de otros sectores sociales. Obviamente, entendemos que es un componente esencialmente político”, sostuvo.
RUMBO A SANTA CRUZ
En su octavo día de caminata, la marcha indígena de tierras bajas llegó ayer a Cerro Chico, una pequeña comunidad ubicada a 170 kilómetros de la capital beniana, Trinidad, informó a Cambio Melva Hurtado, presidenta de la Central de Mujeres de Pueblos Indígenas de Beni. “Nos llegó una invitación (del Gobierno) para abrir el diálogo en Santa Cruz, se leyó la nota delante de todos los marchistas a la cabeza del Comité de Marcha y se decidió que no estamos cerrados al diálogo, queremos que el Presidente baje a la marcha y vea cómo está”, dijo.
Señaló que existe molestia entre los marchistas por las últimas declaraciones realizadas por algunos personeros del Gobierno, que afirmaron que detrás de la movilización indígena se encuentra la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) e incluso el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis).
“Lo que estamos haciendo es sacrificado, estamos con los pies ampollados y sufriendo de alimentación y medicamentos, eso es por nuestras reivindicaciones”, dijo Hurtado.
Ayllus paceños no marcharán
El Consejo de Ayllus y Markas Qullanas, afiliado al Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), aseguró que no se sumará a la marcha protagonizada por los indígenas del oriente por “autonomías plenas”, 18 escaños parlamentarios y recursos propios, entre otras demandas.
“No vamos a plegarnos a sus marchas, ellos (Cidob) deben bajar a concertar con nosotros los pueblos indígenas de tierras altas”, afirmó Gregorio Choque, tata mallku, en conferencia de prensa.
El dirigente explicó que en la parte andina del país lo que se busca es el reconocimiento del territorio ancestral para los ayllus, y equidad numérica en la distribución de escaños indígenas.
Una de las dirigentes que acompañaba la comitiva denunció que el tata Rafael Quispe, a nombre del Conamaq, afirmó que esta organización se unirá a la marcha de la Cidob, sin consultar con las bases. “Nuestro hermano Evo Morales no está dividiendo y ni va a dividir nunca al movimiento indígena campesino”, aseveró.
POSICIÓN OFICIAL
Los pueblos indígenas del chaco, amazonia y el oriente representan el 7% de la población y tienen siete escaños parlamentarios de 130. Hay una relación proporcional, 18 curules significaría reconocerles el 16% de representación.
La consulta pública a los pueblos indígenas no será vinculante, porque implicaría el veto al Estado de cualquier iniciativa.
Todos los estatutos autonómicos deben ser aprobados por referendo y con participación de los indígenas y no indígenas que pertenezcan a una jurisdicción.
http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2010-06-29&idn=22116

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog