Síguenos por correo electrónico

7.5.10

Se radicaliza la medida de presión: los integrantes del MST-B masifican la huelga de hambre.

“A pesar de las medidas extremas de presión, implementadas por la organización, hasta ahora no se tiene ningún resultado. La población afectada ha sido desalojada por muchos días, la situación humanitaria es muy seria porque las familias no tienen alimentación”, expresó su preocupación Anastasio Serrudo, el coordinador departamental del Movimiento sin Tierra Santa Cruz. Serrudo tiene 12 puntos en la cabeza, por los golpes recibidos durante el desalojo violento de la comunidad Tierra Hermosa, efectuado por la Subprefectura de San Ignacio de Velasco, los ganaderos y terratenientes de la zona el 20 de abril del presente año. Al otro miembro de MST, técnico agropecuario Jorge Villca lo flagelaron salvajemente con la cadena de la moto sierra.
Los 10 integrantes del MST están en huelga de hambre desde el martes 4 de mayo frente al Palacio de Justicia, exigiendo la intervención del gobierno y el ingreso de la fuerza pública en la zona para garantizar la reinserción de la población en su territorio. Desde ayer se han sumado 18 personas más a esta medida de presión.
Según la información proporcionada por los representantes del MST-B que están en el proceso de negociación con el gobierno, se han conformado comisiones de trabajo en La Paz para tratar este tema, sin embargo todavía no hay determinación sobre las fechas en las que estas comisiones van a bajar a las comunidades. “El gobierno no tiene respuesta contundente frente a nuestras demandas. La compañera Nemesia Achacollo, dijo que va a haber solución, pero no dijo cuándo. Nosotros necesitamos saber la fecha”, dijo Serrudo.
El periódico virtual Red Erbol anunció hoy que se ha conformado una comisión con autoridades de gobierno y representantes de derechos humanos para que ingrese este viernes a las mismas y realice una inspección ocular de los daños provocados. Sin embargo los integrantes del MST aún no han recibido la respuesta oficial de las autoridades respecto a este tema.
“Estamos en la calle, estamos desalojados totalmente, no tenemos que comer, sin plata seguimos, sin nada hemos escapado. Nos atacaron con machetes, con palos, con piedras, con cuchillo, con todo esto nos atropellaron. Y ahora no hay como sacar nuestras cosas y los sembradillos todos se están echando a perder”, dijo Toribia Espinoza de la comunidad Tierra Hermosa, preguntada por la experiencia del desalojo forzado.
Otro de los comunarios enfatizó en la necesidad de resolver el conflicto lo más pronto posible considerando la precaria situación de la población desalojada: “Ya estamos 6 días en protesta. Hay una comisión en La Paz, se está solucionando el problema pero muy lento. Especialmente la fuerza pública es lo que queremos más para poder otra vez ingresar a nuestras comunidades, porque los sembradillos se están echando a perder, las cosechas, eso nos duele más. El Estado está respondiendo pero muy lento. La gente que fue desalojada ya está muy cansada, no tienen alimento, otros están en el monte, los comunarios están dispersos. Los compañeros están despojados de todo, no tienen para comer, los alumnos no están pasando clases, los está perjudicando esta situación, porque hasta la escuelita la han quemado. Pero yo confío que los ministerios lo van a solucionar”.
Uno de los huelguistas, Edwin Arce de la regional MST- Velasco, señaló la necesidad de garantizar de inmediato la presencia de la fuerza pública en la zona y exigió justicia y castigo a las personas responsables de las agresiones: “Hemos sido despojados de nuestro territorio, de nuestro derecho, de nuestros productos. Lamentablemente todas estas familias se han quedado sin alimentación, están desconcentradas, hay un abandono total. Por eso nosotros hemos venido a hacer las denuncias correspondientes por aquellas personas que han hecho estos maltratos, han golpeado a nuestros compañeros, a las mujeres, a los niños, también nos han secuestrado como dirigentes. A todas estas personas hemos venido a denunciar y hacer conocer a la opinión pública para que el Estado se haga responsable para que estas personas tengan un juicio, que haya pues justicia para la gente humilde, la gente pobre, la gente trabajadora. Como no hay todavía respuesta favorable por parte del Estado y los ministerios, hemos tomado la decisión de ingresar en la huelga de hambre indefinida. Hemos decidido que no nos vamos a levantar hasta que no haya una solución, estamos pidiendo que haya fuerza pública en la zona y que el Estado garantice que nuestras familias tengan una alimentación segura, para que podamos vivir en paz y tranquilidad y trabajar libremente en nuestro territorio”.
Fuente: Observatorio de DDHH y Conflictos Socio-ambientales.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog