Síguenos por correo electrónico

7.5.10

“La carretera destruirá la flora y la fauna”

El presidente de la Central de Pueblos Indígenas Mojeños, Yuracaré y Chimán del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) —un joven líder de la amazonia— llegó a la sede de gobierno en busca de ayuda para evitar que se construya la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, por considerarla atentatoria a su hábitat. Ya cuenta con el respaldo de más de 60 instituciones de defensa del medio ambiente.
—¿Por qué la preocupación frente a este proyecto de desarrollo caminero?
—La preocupación surge a raíz del diseño de la carretera, que atraviesa el territorio justo por la parte más concentrada de recursos de biodiversidad, de fauna, flora y recursos no renovables del Tipnis. Nos preocupa la existencia de los animales, plantas y comunidades que ahí viven. El proyecto dice que apoyará y apuntará al progreso y desarrollo de las comunidades, pero contrariamente esta carretera pasa a cientos de kilómetros de las comunidades, no pasa por las comunidades, pasa por plena selva virgen. Nos preocupa porque tuvimos bastantes avasallamientos, el último fue el 26 de septiembre (2009), donde tuvimos hasta enfrentamiento contra colonos y cocaleros que están ingresando a proliferar la coca por esas selvas vírgenes donde no hay asentamientos humanos, que es una puerta abierta para la colonización y avasallamiento indiscriminado.
—¿Cómo evitar que continúe el avasallamiento?
—Hasta ahora no se presenta un mecanismo, un instrumento que garantice la no penetración de colonos, y que garantice el cuidado del núcleo de reservas del Tipnis, porque es la zona más vulnerable donde se encuentran animales totalmente mansos, por donde caminas y parece que estuvieras en el paraíso. Uno se encuentra con el anta, con el tapir, con los troperos, una serie de animales. Existen los jaguares, pero todos en convivencia, es bastante hermoso, uno se baña en el río con bastante pescado y uno disfruta de esa vida donde hay frutas silvestres y todos cuidan la naturaleza.
—La Conferencia de los Pueblos sobre el Clima reconoce el derechos de la Madre Tierra a la vida y a existir, a ser respetada y a la no alteración por intervención humana. ¿La carretera contradice este principio?
—Claro que sí. Con esa carretera, qué garantías nos queda de que las comunidades seguirán ahí de aquí a unos cien años. Todo comenzará a desaparecer, porque claramente se muestra que la zona colonizada como el Isiboro o el río Isinuta, donde hay asentamiento de colonos, los ríos han quedado totalmente pobres, no hay vida, no hay animales. Uno como indígena está sujeto a esa vivencia, de vivir de animales silvestres, de frutas silvestres, se vive una vida feliz. No se tendrá dinero, pero se tiene una vida tranquila, los niños son bastante fuertes e inteligentes, pero con un cambio de vida los pueblos indígenas van a comenzar a migrar porque empezarán a escasear sus alimentos y terminará desapareciendo.
—¿Cómo evitar que se consuma el proyecto carretero?
—Es momento de que nuestro Presidente reflexione y haga cumplir el respeto a la Madre Tierra, porque él mismo nos entregó de buena voluntad el título del Tipnis el 13 de julio del año pasado en la ciudad de Trinidad.
http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2010-05-07&idn=18701

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog