Síguenos por correo electrónico

6.11.09

La sequía azota al altiplano y se teme una migración masiva

Las negras nubes en el horizonte, que presagian lluvia, engañan a la familia Huanca de la comunidad Rosapata, del municipio de Tiwanaku. En cuanto caen algunas gotas de lluvia la tierra sedienta de agua las absorbe y no deja que la semilla se alimente.

“Necesitamos que llueva al menos cuatro días seguidos para poder sembrar papa, oca y papalisa. Si no hay agua no vamos a plantar nada porque la tierra va a secar la semilla y vamos a perder todo. Desde hace dos semanas el viento se lleva las nubes, nuestros animalitos lloran de sed y se van muriendo sin que podamos hacer casi nada”, contó don Bernabé Huanca.

La descripción de este comunario es una muestra de lo que sucede en el sector de la carretera El Alto-Desaguadero. La tierra dejó de mostrar el brote de pequeñas hojas de papa, cebolla, haba u otros alimentos, que según los lugareños, para esta fecha, ya debía tener una altura de cinco centímetros. Antes el ganado se alimentaba de tallos frescos y no de forraje seco almacenado, como ocurre ahora, pese a que también empieza a escasear.

Saliendo de la carretera y tomando los caminos secundarios que van a las comunidades, los ríos están secos y las piedras brillan por el efecto del sol, mientras que algunos pastores y sus ovejas escarban dentro de la quebrada en busca de agua. Otros campesinos hacen pozos de manera artesanal, con la esperanza de hallar agua a cuatro metros de profundidad, mas el esfuerzo es inútil. Todo está seco.

El oficial Mayor Técnico del municipio de Tiwanaku, Eduardo Choque, advirtió que si la sequía continúa, existe el temor de que las familias de las 23 comunidades dejen el campo. “Si no llueve habrá una pérdida total de la cosecha y el próximo año habrá escasez de alimentos, incluso en el campo. Para que las familias no sufran de hambre, muchos ya están pensando irse a las ciudades o a otras zonas más productivas”.

En la comunidad de Pillapi don Luis Llusco, con pico en mano, abrió surcos en la tierra seca, pero, después de largas horas, desistió de poner las semillas de papa. “Voy a esperar que llueva, sino voy a guardar la semilla, no quiero perder lo último que tengo”, dijo.

En Rosapata, doña Genara Huanca y sus hermanos Bernabé y Agustín trasladan agua desde una vertiente hasta su pequeña parcela de cebada y haba. Agarrados de dos bidones suben y bajan un cerro y echan el agua al sembradío que deja asomar unos pequeños tallos verdes.

A 15 kilómetros de Rosapata, el caudal del río Cohaquira apenas sobrepasa las piedras planas. Hasta hace tres años era un importante centro de agua porque ahí se bañaba la gente y el ganado. Hoy los campesinos buscan espacio para sacar el agua y llevarlo a sus animales.

El ganado es sacrificado

Antes de que el ganado lechero pierda más peso, por la falta de alfalfa y agua, los campesinos dicen que optan por sacrificarlo y venderlo al mercado local, según informó ayer el oficial Técnico del municipio de Tiwanaku, Eduardo Choque.

La autoridad edil explicó que varias comunidades de su municipio forman parte de la cuenca lechera. Agregó que el ganado es “su mayor riqueza, pero lamentablemente antes de verlo muerto por falta de alimento y agua lo sacrifican. A este paso se quedarán sin ganado”.

Además de los productores de lácteos, los agricultores son afectados por la sequía, pero éstos se dan modos para obtener agua. Francisco Chambi, comunario de Suriri, recordó que en años pasados se hallaba agua en pozos de cuatro metros de profundidad, pero ahora deben cavar más de nueve metros y a veces sin suerte. Para hacer este trabajo deben invertir más de Bs 5.000, aseguró.

El arado con tractor también aumentó su costo por la sequedad del terreno. Si antes pagaban Bs 90 por una hora, ahora deben cancelar Bs 140 por el mismo tiempo.

Punto de vista

Con o sin Niño, con o sin lluvia, ¡a cuidar el agua!

Francesco Zaratti,
Laboratorio de Física-UMSA

1. Noviembre es uno de los meses más secos del año en el altiplano, ya que la época de lluvias comienza en diciembre. Este año la primavera fue apenas mitigada en esa región por las escasas lluvias de septiembre. Por tanto, no es correcto basarse en la percepción de lo que sucede este mes para generalizar un eventual cambio en las tendencias climáticas en estos meses del año.

2. Es verdad que, a propósito de las lluvias de primavera, los modelos climáticos que proyectan los efectos del calentamiento global en nuestra región advierten una extensión del período seco hasta diciembre, con menores precipitaciones en septiembre y octubre. Lo de este año puede ser un indicio de lo que se nos viene por el cambio climático.

3. Es cierto también que el fenómeno de El Niño suele traer una disminución de las precipitaciones en el altiplano, más acentuada en el central y el sur, y una disminución de la nubosidad, cuya consecuencia es un incremento de la radiación solar y una mayor evaporación.

4. Por los datos acumulados, en el verano 2009-2010 se presentará un Niño entre débil y moderado y, por tanto, es posible prever una (por ahora) leve disminución de las precipitaciones en el altiplano en el verano.

5. Las consecuencias de esa previsión: habrá menos agua disponible para riego y la cosecha de verano podría ser afectada, también como consecuencia de la poca lluvia en septiembre. Pero las verdaderas consecuencias se sufrirán a lo largo del 2010, si se confirman las previsiones.

6. Eventualmente, podrá producirse una disminución del nivel de las represas que abastecen de agua a La Paz, aunque no en una forma dramática, por los motivos expuestos y por el mayor deshiele de los nevados.

7. Con lluvias o sin ellas, con Niño débil o intenso, la población debería cuidar el agua, ya que una fuente importante de la escasez es el derroche. Se suele criticar al Gobierno por imitar a Venezuela en aspecto fútiles. En el caso del uso racional y ahorrador del agua, bien podemos poner en práctica los consejos de Hugo Chávez para mitigar un problema que puede volverse crítico, no sólo por cambios en la naturaleza, sino por nuestra conducta antiecológica.

http://www.derechoshumanosbolivia.org/noticia.php?cod_noticia=NO20091105100913

Páginas vistas en total

Archivo del blog