Síguenos por correo electrónico

13.11.09

Identifican nexos de las FARC en Bolivia

La Dirección de Inteligencia de la Policía de Colombia (Dipol) estableció una lista de supuestos contactos de la guerrilla de las FARC en Ecuador, Perú y Bolivia, publicó ayer el diario guayaquileño El Universo, que menciona a cinco presuntos colaboradores de ese grupo en Ecuador.
Los presuntos contactos se establecieron tras un seguimiento por parte de la Dipol de más de cuatro años a Nubia Calderón, alias “Esperanza”, considerada integrante de la Comisión Internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), indica el rotativo.
Ayer también, el diario La Nación de Buenos Aires publicó un artículo del laureado escritor argentino Marcos Aguinis, quien denuncia el ingreso de armas de las FARC a la provincia de Jujuy desde Bolivia. “En el Norte hay gente estrenándose con esas armas que tienen origen venezolano”, dice el columnista.
Aguinis cita como fuente al multipremiado Douglas Farah, un corresponsal que ha trabajado para el Washington Post y otros medios importantes del mundo y que actualmente investiga las influencias de Irán en América Latina. Según Farah, las FARC han aumentado su presencia en Bolivia desde que Evo Morales ganó la presidencia. “Los irrefutables documentos encontrados en la computadora de Raúl Reyes, comandante de esa guerrilla, revelan vínculos estrechos con Hugo Chávez. Pero, sobre todo, el entrenamiento paramilitar de bolivianos. En esa computadora había 57 e-mails muy comprometedores para Bolivia", dice Aguinis en su columna con información suministrada por Farah.
Según estos mismos datos, la supervisión de las FARC en Bolivia es realizada por Nubia Calderón de Trujillo, quien utiliza el alias de “Esperanza” o de “Ana María”. Su responsabilidad se extiende, por ahora, a Perú, Ecuador y Bolivia.
“Antes se había creado el Estado Mayor del Pueblo (EMP), que articula a gremios, organizaciones sociales y 'pueblos originarios', que tuvo un alto protagonismo en el derrocamiento de Gonzalo Sánchez de Lozada. El presidente Morales le agradeció enseguida, ofreciéndole espacio en su gobierno”, relata Aguinis. “El jefe del EMP, Hugo Moldiz dijo: “El propósito es defender el proceso de cambio, que conquistamos con sangre, huelgas, sacrificios y dolor; nuestros enemigos son el imperialismo norteamericano y la oligarquía boliviana”, dice el artículo.
Moldiz, según Aguinis, se desempeña como personaje clave en las operaciones de cubanos y venezolanos llegados a Bolivia porque mantiene relaciones con los servicios de inteligencia de los hermanos Castro y Hugo Chávez. “Paradójicamente, tensiones internas han minado la confianza que le tenían las FARC, porque sospechan que Moldiz mantiene una estructura de inteligencia paralela al Estado. En un clima de ambiciones sin transparencia es inevitable que aparezcan esas intrigas y sean inestables las alianzas”, afirma.
“Antes y después que Evo Morales acceda a la presidencia, tuvo el apoyo irrestricto de Chávez. Las evidentes relaciones de Chávez con las FARC son desmentidas, es cierto, pero no es fácil creerle”, sostiene Aguinis, quien considera que el líder venezolano ha comprado una desproporcionada cantidad de armas y las está repartiendo. “Una cantidad sustancial ingresó en Bolivia y desde Bolivia cruza las porosas”, advierte el escritor /EFE Y La Nación
http://www.eldia.com.bo/index.php?cat=148&pla=3&id_articulo=19359

Páginas vistas en total

Archivo del blog