Síguenos por correo electrónico

12.9.09

Evo: Indígenas rompieron el miedo con sus vidas

El Presidente recordó a las víctimas de la masacre de Porvenir y dijo que se trató de imponer planes de exterminio.

El presidente Evo Morales encabezó ayer los actos de homenaje a campesinos asesinados en la población de Porvenir (Pando), el 11 de septiembre de 2008, y allí recordó a los indígenas que, con su vida, rompieron el miedo a las élites pandinas.

“Rendimos homenaje a quienes con su vida rompieron el miedo y el silencio de este departamento”, manifestó Morales durante el acto realizado en la población de Porvenir, donde hace un año grupos de civiles armados arremetieron contra decenas de campesinos.

En ese ataque, según investigaciones realizadas por Naciones Unidas, la Unión de Naciones Sudamericanas, el Defensor del Pueblo y la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos en Bolivia, murieron entre 13 a 15 personas, en su mayoría campesinos. Esas investigaciones establecieron que en Porvenir se registró una masacre y no un enfrentamiento armado.

“Hoy rendimos homenaje a un año de la masacre, que no lo dice sólo el Presidente, (o) el Gobierno, sino todas las investigaciones, desde las (efectuadas por) Naciones Unidas, acabando en otras pequeñas organizaciones defensoras de derechos”, indicó.

El mandatario aseguró que los seres que se perdieron fueron en nombre de la patria y por la búsqueda de mejores condiciones de vida, y que la muerte de los campesinos “no puede ser en vano” y, por el contrario, “nos debe hacer reflexionar profundamente” para continuar con los cambios estructurales.

POLÍTICA DE EXTERMINIO

El Jefe de Estado indicó que la matanza de los campesinos se inscribe en el largo historial de vejaciones contra los originarios de América Latina.

Recordó que “se dieron políticas de exterminio del movimiento indígena no solamente en Bolivia, sino en Latinoamérica”.

“Esas políticas de exterminio (fueron) impuestas desde los distintos imperios que pasaron, imperios que se agotaron, imperios que se debilitaron, y todavía existen algunos imperios que quieren imperar en el mundo”, afirmó, y recordó las medidas que el Gobierno adoptó para frenar la arremetida de grupos violentos al servicio de intereses oligárquicos y con propósito secesionistas en Bolivia.

“El año pasado, en estos días, ¿qué estaba pasando en Bolivia? No sólo una masacre en Porvenir, sino un golpe de Estado civil, intento de un golpe sin las Fuerzas Armadas. Algunos cívicos, algunos prefectos decidieron sacarnos del Palacio, acabar con ese ‘gobierno indio’, como siempre dicen”, rememoró, e hizo referencia al estado de sitio regionalizado que debió dictar.

“Cuando decidimos, no porque quisiera Evo Morales o el Gobierno, era importante en esta región, en este departamento, que haya un estado de sitio. El estado de sitio era para frenar (que) se imponga una política de muerte”, dijo Morales, para luego saludar el papel de las Fuerzas Armadas en los preparativos de esa medida de excepción, según reportó ABI desde Pando

El Presidente lamentó con particular sentimiento el deceso de Bernardino Racua, descendiente del héroe del mismo nombre de la Guerra del Acre que al despuntar el siglo XX libraron fuerzas de Bolivia y Brasil por el control de 500.000 kilómetros cuadrados en el Mato Grosso.

La matanza de campesinos en Porvenir era parte de un plan destinado a desestabilizar y derrocar a Morales, según el Gobierno.

La asonada estalló con la toma sistemática de oficinas públicas en las ciudades de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.

Días antes, un equipo de periodistas filmó al entonces embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, cuando ingresaba a la casa del prefecto opositor de Santa Cruz, Rubén Costas, poco antes de estallar la conspiración en el momento más crítico de la política boliviana desde que fue restaurada la democracia en 1982, agregó la agencia informativa.

Los alzados en los distritos de Santa Cruz, Beni y Pando, destrozaron y saquearon instalaciones de la Aduana Nacional, del Servicio de Impuestos, del INRA, de Televisión Boliviana, de la Administradora Boliviana de Carreteras y otras.

Leyes contra la impunidad

El presidente Evo Morales instó ayer a la Asamblea Legislativa Plurinacional que se instale el próximo año a aprobar leyes para aplicar en el país una verdadera justicia donde todos los bolivianos tengan los mismos derechos y no sólo los que cuentan con más recursos económicos.

“Ojalá la nueva Asamblea Legislativa Plurinacional cambie normas para que haya verdadera justicia. Algunas hermanas y hermanos dicen: ‘La justicia es para quien tiene plata, para los pobres no hay justicia’”, dijo Morales durante el acto de homenaje a las víctimas de la masacre de Porvenir, en la que murieron al menos 15 personas, la mayoría campesinas, el 11 de septiembre de 2008.

Según el mandatario, en la actualidad la justicia responde a los intereses de un Estado colonial. Allí se cobijaron grupos de personas “que no piensan en la gente abandonada, discriminada y de escasos recursos económicos”.

Por ello reclamó justicia para las familias de las víctimas y remarcó que quienes investigaron lo sucedido el año pasado en la localidad pandina establecieron que “hubo una masacre contra el movimiento campesino”.

Bandeira: Castigo a los responsables

El prefecto de Pando, Landelino Rafael Bandeira, demandó ayer a la justicia castigar a los responsables de la masacre de Porvenir que dejó más de 10 muertos, la mayoría campesinos, el 11 de septiembre de 2008.

“Lo único que queremos es que la justicia actúe y que se castigue a los responsables de la muerte de hermanos bolivianos que no vinieron con armas a una convocatoria de su ente matriz, sino con la cuchara y el plato”, manifestó el Prefecto pandino durante el acto de homenaje a las víctimas de Porvenir, Pando.

“Dios guarde las almas de nuestros hermanos y les dé una verdadera resignación, pero con justicia, a sus familiares y a todos los bolivianos”, invocó la autoridad.

Bandeira señaló que los campesinos murieron “por el solo hecho de haberse atrevido a acercarse a la ciudad capital” para demandar su derecho legítimo de propiedad de la tierra ese 11 de septiembre.

Ese día, funcionarios de la Prefectura pandina y del Servicio Departamental de Caminos atacaron a los campesinos que se dirigían a Cobija.

Bandeira señaló que fue el abuso de poder la causa para que “muchos hermanos campesinos desarmados fueran asesinados”.

Según varias investigaciones nacionales e internacionales, los campesinos fueron emboscados y posteriormente masacrados.

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2009-09-12&idn=7338

 

Páginas vistas en total

Archivo del blog