Síguenos por correo electrónico

11.8.09

Se inicia el polo de desarrollo productivo soberano en Pando

El Gobierno pidió a los indígenas pandinos transmitir sus conocimientos para que los asentados aprendan a cultivar en esa región.

Santa Rosa de Abuná - Pando

Con el asentamiento de cerca de 300 familias en el municipio de Santa Rosa de Abuná, provincia Abuná del departamento de Pando, frontera con Brasil, se inició ayer el polo de desarrollo productivo ecológico y la defensa soberana del territorio nacional en esa región.

En ocasión de los actos preparados para ese histórico inicio de resguardo territorial y de los recursos naturales, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, aseguró que la política de asentamiento humano tiene el objetivo de transformar el Estado Plurinacional con emprendimientos estructurales, desde las regiones más desprotegidas del país hacia las ciudades capital.

“El programa de este Gobierno es transformar el país desde la frontera, para que nunca más sea abandonada, desprotegida y para que esta zona de límite se transforme en un polo de desarrollo. Que el mejor escudo de la defensa del territorio sea el trabajo, la productividad y la construcción de una nueva comunidad o sociedad que proteja este territorio produciendo”, aseguró la autoridad de Gobierno.

A su vez, dirigentes de organizaciones sociales indígenas, municipales, prefecturales y de los recién asentados destacaron el trabajo realizado por los ministerios de Desarrollo Rural, de Producción y Economía Plural, de la Presidencia, del Medio Ambiente y del Ministerio de Salud, cuyos funcionarios tienen el mandato de permanecer en esa región hasta que los pobladores decidan su retiro, toda vez que es mandato del presidente Evo Morales otorgar el apoyo necesario hasta el pleno establecimiento de esas familias, aseguró Quintana.

VIVIR BIEN

De acuerdo a la política de asentamientos humanos, el desafío es construir en las regiones fronterizas, abandonadas a su suerte por anteriores gobiernos, comunidades interculturales donde sus habitantes, provenientes de distintas regiones del país, logren amalgamar saberes, tradiciones y valores para vivir bien.

En ese marco, el Ministro de la Presidencia llamó a los pobladores de Santa Rosa de Abuná a transmitir sus conocimientos a las familias del occidente y el valle, asentadas esa región, para que aprendan a cultivar en el bosque si dañar su naturaleza.

“Pedirles a estos compañeros que nos transmitan sus saberes, sus conocimientos, para que junto con ellos podamos construir una comunidad de productores y la frontera productiva para que el país esté orgulloso de la combinación de hombres y mujeres de distintas culturas y saberes, capaces de construir en unidad”, manifestó.

Asimismo, demandó de los asentados comprometerse a trabajar con voluntad para el desarrollo de esa región, del departamento de Pando y del país “para que nunca más ningún centímetro de nuestro territorio sea arrebato por extranjeros, empresarios inescrupulosos que han hecho de esta región su latifundio y su cheque en blanco para enriquecerse, vamos a cancelar esa historia del oprobio, del saqueo y vamos a construir una nueva historia de la producción”.

“Desde este territorio, entre amazónicos, andinos y vallunos les vamos a enseñar a construir, a respetar y proteger una patria, ese es el mandato del presidente Evo Morales, defender la patria produciendo en esta región”, aseguró.

Quintana felicitó a las autoridades de la Prefectura, del municipio y a la Confederación de Campesinos de Pando por permitir el asentamiento humano en Santa Rosa de Abuná.

Aseguró que se trata de heroicas familias que han recorrido más de 2.000 kilómetros de distancia para sentar soberanía nacional y habitar en un lugar que no conocen, pero que está seguro de que lo van a querer como ningún otro boliviano.

“Nuestro respeto y mayor orgullo de Bolivia porque van a preservar estos rincones de la patria que han sido vendidos históricamente”, manifestó.

DATOS

El Gobierno calificó como heroico el recorrido de 2.000 kilómetros de familias de occidente para sentar soberanía.

La Prefectura de Pando instaló carpas para que los recién llegados se instalen inicialmente, en tres meses tendrán casas.

Los habitantes de esas tierras asumieron el compromiso de preservar la soberanía nacional y los recursos naturales.

La Prefectura prometió el diseñó una ley para que toda la madera y vehículos incautados sean para los de esa zona.

No se expulsará a brasileños que quieran vivir en esa región, pero se exigirá que cumplan las leyes y la Constitución.

Los indígenas pandinos recibieron con alegría a cerca de 300 familias asentadas en Santa Rosa de Abuná.

En tres meses tendrán casas

En tres meses se edificarán casas de madera para las aproximadamente 300 familias que se asentaron desde ayer en el municipio de Santa Rosa de Abuná, aseguró el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

La autoridad explicó que el Gobierno no tiene los recursos económicos suficientes para esperarlos con casas construidas y que inicialmente habitarán en carpas, después en un galpón y finalmente en casas de madera que serán construidas con el apoyo de la Prefectura de Pando, el municipio de Santa Rosa de Abuná, la Federación Departamental de Campesinos y las propias familias. “Seguramente van a vivir en condiciones todavía precarias, no somos gamonales como los latifundistas para esperarlos en chalets, somos un Gobierno pobre, por eso les estamos recibiendo en carpas y de éstas pasaremos a galpones, después a viviendas; mientras tanto, empezaremos a trabajar la tierra, a cultivar debajo del bosque. Les pedimos disculpas por la incomodidad, por las limitaciones”, manifestó Quintana.

Sin embargo, aseguró que las viviendas a edificarse no les significarán mucho gasto y que paralelamente se trabajará para que de aquí a tres meses puedan empezar a vivir con dignidad, con apoyo de las distintas entidades del Gobierno.

Aseguró que no serán abandonados a su suerte, porque el Gobierno trabajará codo a codo con ellos e incansablemente para honrar la memoria de los héroes de la Guerra del Acre y los mártires de la masacre del 11 de septiembre. Además de cumplir el sueño de Bernardino Racua y del presidente Morales de sentar soberanía nacional en esa zona fronteriza.

“No vamos a dar marcha atrás, no vamos a detenernos, no vamos a dudar en este proceso de transformación porque llegamos para cambiar la patria”, aseguró Quintana.

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2009-08-11&idn=5523

 

Páginas vistas en total

Archivo del blog