Síguenos por correo electrónico

12.8.09

Campesinos llegan a Pando por tierra y un futuro

Motivadas por tener sus propias tierras, más de 350 familias se trasladaron hasta Bienvenido (Pando), a iniciar una nueva vida con trabajo.

Rufino Calle (43) dejó a su esposa y a sus dos hijos en su pequeño ayllu en el norte del departamento de Potosí para iniciar su larga travesía al oriente con el objetivo de tener sus propias tierras. Alzó una mochila en la que metió unas cuantas prendas, una chuspa (bolsa) llena de coca y unos cigarros que le ayuden a aplacar el hambre.

Se fue primero a Cochabamba, de donde, con ayuda de unos amigos, comenta, fue trasladado vía aérea hasta la ciudad de Cobija y de ahí a la comunidad de Bienvenido, en la provincia Abuná, a donde sólo se llega por tierra, soportando el calor intenso y el polvo rojo que se levanta entre lo verduzco.

“Aquí no hace tanto frío como allá (en Potosí)”, comenta Rufino mientras ingresa a su carpa, una de las más de 50 que se instalaron en la población de Bienvenido, distante aproximadamente a unas seis horas de la ciudad de Cobija.

En el lugar, el Gobierno dio inicio al Programa de Asentamientos Humanos, ante el rechazo de los cívicos y políticos, en su mayoría, de la ciudad de Cobija.

“Me animé a venir porque en Potosí es un martirio vivir. Allá nosotros vivimos en surcos, no es como aquí, en 10 a 20 hectáreas (…). Por lo menos que me den una hectárea, con eso estaría conforme. Voy a sembrar verduras, algunas frutas, hay agua. Luego voy a ir más allá hacia la frontera con Brasil”.

“Una vez que tenga mi casa, iré a traer a mis hijos y a mi esposa”, indicó Rufino mientras resalta un brillo en sus ojos. Así como Rufino echa de menos a su familia, Julia Martínez, natural del trópico de Cochabamba, extraña a su esposo y a sus dos hijas.

“Yo decidí venir porque no tengo tierras allá (en el trópico de Cochabamba). Está bien acá. Nos dijeron que todo nos van a dar. Vamos a producir todo lo que se puede hacer”, indicó Julia. “La mayoría de las personas que vinimos no tenemos tierras”, dijo.

Julia y Rufino son parte del primer grupo de 350 personas que llegaron hasta la población de Bienvenido para instalar las nuevas comunidades. Esta, que es la primera, lleva el nombre de Bernardino Racua, uno de los dirigentes que murió en la masacre de Porvenir el 11 de septiembre de 2008.

Este sitio fue encontrado hace dos meses, cuando un funcionario del Viceministerio halló un aserradero clandestino de la empresa Tropical Andes SRL, que operaba ilegalmente en la zona. Las instalaciones fueron intervenidas el 16 de julio por funcionarios de la Fiscalía del departamento.

Las familias que proceden de Santa Cruz, La Paz, Potosí y Chuquisaca llegaron a instalarse en carpas de militares con capacidad de albergar a unas ocho personas. Posteriormente usarán los galpones del aserradero y con la madera decomisada construirán las viviendas comunales que serán instaladas en casi 44.696 hectáreas, de acuerdo con el viceministro de Tierras, Alejandro Almaraz.

SALUD

En estos primeros días no se ha presentado ningún tipo de malestar en los nuevos visitantes, ya que la mayoría de ellos se han adecuado fácilmente al clima del departamento. “Estamos manejando esto como un primer nivel. El primer equipo está conformado por cuatro médicos y se está haciendo toda la atención primaria a las familias”, señaló el doctor José Quisbert Fuentes.

El suministro de agua se obtuvo de un arroyo que está a kilómetro y medio de la población. Se instaló un sistema de bombeo para recolectar el agua en el tanque, que tiene una capacidad de 5 mil litros.

En el caso de la gripe A, se han hechos filtros: el primero en la zona de procedencia; el segundo en el aeropuerto Cap. Aníbal Arab, de Cobija; y el tercero en la zona. “Es muy difícil que haya una persona con estos síntomas”, afirmó Quisbert.

De inicio, los visitantes crearon sus propias formas de autoabastecerse de alimentos. En pequeñas parcelas cultivaron cebolla, lechuga y otras hortalizas. También crían gallinas y hace unos días llegaron 100 bolsas de harina y azúcar.

Lo que preocupa a los galenos es la falta de carne, que es muy escasa en la población.

“Aquí cerca hay una granja de pollos, es la única que nos abastece, pero por la gran cantidad de gente, va a ir reduciendo la dotación de carne. Calculamos que unos 10 días más nos va a alcanzar”, informó María, una de las cocineras.

OEP deja a juez definir si va el registro

El Órgano Electoral Plurinacional (OEP) aclaró ayer que un juez será la autoridad que defina la legalidad o no del empadronamiento biométrico de los migrantes de Cochabamba y Beni que se asentaron en el departamento de Pando, informó Erbol.

“En el ámbito concreto de esta migración conducida, es un juez quien va determinar esta situación, si él establece algún defecto dentro de las normativa vigentes en el país y consecuentemente si existe alguna anomalía, se tramitará la denuncia respectiva en el ámbito correspondiente”, informó Antonio Costas, presidente del Órgano Electoral Plurinacional.

Costas hizo esa afirmación en una reunión que los miembros del ente electoral sostuvieron en horas de la mañana de ayer con representantes de la Cámara de Comercio Americana, quienes pidieron explicaciones al Órgano Electoral sobre el proceso del empadronamiento biométrico que arrancó el 1 de agosto en ciudades intermedias y áreas dispersas.

Recordó además que la Constitución Política del Estado (CPE) establece las garantías suficientes para que el ciudadano se pueda trasladar por el país sin ningún impedimento y fijar su residencia.

La oposición congresal y cívica cuestiona que el Órgano Ejecutivo esté implantando su programa de nuevos asentamientos humanos en el país justo antes de las elecciones generales convocadas para el 6 de diciembre, pues se cree que lo hace con afanes electorales.

Invierten $us 10 millones

Cerca de 10 millones de dólares son destinados al Programa de Asentamientos Humanos que se inició en el departamento de Pando, informó el viceministro de Tierras, Alejandro Almaraz.

Indicó que el presupuesto inicial fue de 21 millones de dólares, sin embargo, esto fue reduciendo.

“El presupuesto era de 21 millones de dólares (pero), ha debido bajar a menos de la mitad. Estamos por debajo de los 10 millones de dólares”, informó.

Esta reducción se dio gracias a que se logró ahorrar recursos que debían ser destinados tanto para el desmonte como para la habilitación del camino hacia la comunidad, además para el material destinado a la construcción de las viviendas. Los galpones del aserradero que fue intervenido serán utilizados por los nuevos pobladores.

En 20 días más se realizarán otros asentamientos en la comunidad de Bienvenido y en Puerto Rico, adelantó Almaraz.

Antes fue un aserradero

Antes de que se inicie el proceso de asentamiento en la comunidad de Bienvenido, el lugar era ocupado por un aserradero clandestino de la empresa Tropical Andes SRL, que operaba ilegalmente en tierras fiscales.

Éste fue intervenido el 16 de julio por funcionarios de la Fiscalía del departamento. En el operativo policial fueron detenidos trabajadores brasileños que trozaban troncas y cargaban madera en dos camiones de alto tonelaje.

El aserradero ilegal instalado en 2008 en la localidad 1 de Mayo, en el municipio Santa Rosa del Abuná, sobre la carretera que conduce a tierras fiscales en Nacebe, habría deforestado al menos 10 hectáreas de bosque.

Se identificó una infraestructura compuesta por cinco dormitorios de 30 por 5 metros, un comedor-cocina de 12 por 8 metros para unas 15 ó 20 personas, un tinglado de 200 x 20 metros y un depósito de combustible, según el Viceministerio de Tierras.

Bravo ofrece sus tierras

El senador de Pando Paulo Bravo (Podemos) dijo ayer que donará 50 hectáreas de tierras de su propiedad en la zona de Santa Rosa del Abuná (Pando) a igual número de familias campesinas de escasos recursos económicos que quieran asentarse en esa región.

“Ya he empezado la selección de familias que van a ir a vivir a Santa Rosa del Abuná en mis tierras; ojalá que el Gobierno no se interponga con sus movimientos sociales para que no regale mis tierras”, aseguró y exteriorizó una vez más su rechazo al plan de asentamientos humanos que se ejecuta en Pando.

Bravo acusó al Gobierno de trasladar a Pando a “prósperos productores cocaleros”, cuyos ingresos sobrepasarían los 100.000 dólares por año, precisamente con la finalidad de extender las plantaciones del arbusto a la amazonia boliviana.

“Nos sorprende que el Gobierno traslade a los campesinos más ricos del Chapare”, dijo

Instalarán a 700 familias

El director del Instituto de Nacional Reforma Agraria (INRA), Juan Carlos Rojas, aseguró que 700 familias serán asentadas en Pando hasta diciembre de este año

“No están yendo precisamente a la zona sur de La Paz ni a Equipetrol de Santa Cruz. Estas áreas donde se están asentando tienen las condiciones elementales, tienen acceso de camino y viviendas básicas. Pero está prevista la provisión de servicios básicos como el agua, con ellos tenemos que identificar las fuentes de agua”, argumentó Rojas.

La autoridad explicó que según las estimaciones iniciales serán 700 las familias que serán reubicadas en la región amazónica hasta diciembre, pero Rojas reconoce que el programa puede modificarse y ajustarse con el número de personas que vayan a ser asentadas en la amazonia boliviana.

Precisó que se trata de una primera fase del programa de asentamientos, en el que 112 mil hectáreas serán dotadas.

Vicepresidente: Programa es a escala nacional

El vicepresidente del Estado Plurinacional, Álvaro García Linera, afirmó ayer que el Programa de Asentamientos Humanos se realizará a escala nacional.

“Se acabaron los feudos de familias, los feudos de hacienda, los feudos de pequeñas rocas. Hoy el Estado, el pueblo boliviano, sienta soberanía en toda nuestra tierra, lo hacemos por Constitución, lo hacemos por ley”, enfatizó.

“Este es un programa (de asentamientos) que se extiende a todo el país, hemos comenzado con algunos lugares donde había mayor demanda de acceso a tierras, pero cualquier boliviano puede hacer su trámite correspondiente para acceder a una tierra, para llevar adelante sus condiciones de vida”, indicó a Unitel.

PLANIFICADO

En tanto, el prefecto Pablo Ramos planteó un proceso de migración planificada hacia las fronteras del departamento de La Paz con los países vecinos, con la finalidad de establecer presencia humana en las regiones, en especial hacia el norte paceño, en las provincias Abel Iturralde y Franz Tamayo.

La autoridad departamental dijo que La Paz precisa poblar sus fronteras en el norte paceño, con un sistema de dotación de tierras y recursos para su desenvolvimiento y definir tierras que serán ocupadas por cierta cantidad de personas con derecho de traslado y de usar las mismas.

Citó que a lo largo del río Suches no existen poblaciones bolivianas asentadas y que, contrariamente, hay asentamientos de habitantes peruanos en la zona, lo que podría ser un riesgo territorial.

“En Bolivia existe un desequilibrio entre territorio y población”, agregó.

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2009-08-12&idn=5712

 

Páginas vistas en total

Archivo del blog