Síguenos por correo electrónico

21.8.09

400 soldados acompañan el plan de colonización en Pando

Fueron trasladados en julio pasado desde el occidente a la localidad pandina de Puerto Rico y, al igual que los migrantes, aún viven en carpas. En ese lugar se construirá un complejo militar.

El 8 de agosto llegó a Pando el primer grupo de colonos de occidente que encabeza el plan gubernamental de asentamientos humanos. Cuando llegaron, ya se habían instalado en esa región 400 soldados, de los que ahora 40 los acompañan en sus primeras tareas de organización.

Los colonos se encuentran en Santa Rosa del Abuná, donde fundaron la comunidad Bernardino Racua, y los soldados en Puerto Rico, a poco más de cuatro horas de viaje desde Cobija.

Los 400 llegaron con el objetivo de coadyuvar el plan de asentamiento, pero por ahora la mayoría pasa instrucción en un campamento que, al igual que el asentamiento civil, únicamente cuenta con carpas de lona.

Una tranca de madera divide la carretera del campamento militar. La llegada de La Razón pone en alerta a los soldados, que se ponen firmes y casi en coro preguntan: "¿A quién busca?".

El objetivo es visitar el lugar para ver cómo viven los conscriptos, pero la entrada está restringida a los medios de comunicación, según comentan los soldados, para evitar críticas que perjudiquen la imagen de las Fuerzas Armadas.

Más tarde, el comandante del Comando Conjunto, Nixon Valdivia, aseguró a este medio que el traslado de los conscriptos no tiene afanes electorales como denunció la oposición. "La oposición está mal informada. No ha habido un despliegue masivo, los 400 soldados que se desplegaron a Puerto Rico responden a una necesidad de estas dos colonias que se están formando", explicó.

Por ahora, 40 fueron trasladados a Bernardino Racua, donde aseguran estar mejor porque tienen una responsabilidad asignada y se sienten útiles, aunque ninguno quiere revelar su nombre.

"Eventualmente debemos evitar algún posible conflicto entre personas que no están de acuerdo con este tipo de asentamientos; entonces, es nuestro deber precautelar la seguridad de los nuevos colonos como de los antiguos", explicó Valdivia.

Entretanto, en el campamento de Puerto Rico un grupo de soldados cumple su instrucción rutinaria en medio de las carpas en las que habitan y un pequeño albergue para estudiantes de las comunidades alejadas.

Valdivia asegura que los soldados en el campamento "están en un buen ambiente para hacer su trabajo. No hay enfermedades endémicas, hay pocos insectos y la moral de la tropa está alta, no hay quejas". Dice que cuentan con agua potable, teléfono y pronto con energía eléctrica.

Además, pronto comenzarán a delimitar la zona para la construcción de la base del Comando Conjunto Amazónico, donde estarán asentadas las tres fuerzas: la Aérea, la Armada y el Ejército.

"Es el modelo casi americano. Este complejo debe ser autónomo, independiente, tiene que tener acceso a todos los servicios básicos y para ello va a contar con una terminal aeroportuaria que también va a servir para uso civil. Este es un complejo tipo que va a responder a las necesidades de desplazamiento en tiempo y lugar oportuno", explicó.

El complejo será construido en 3.900 hectáreas que fueron otorgadas por el Instituto Nacional de Reforma Agraria y albergará en su primera fase entre 2.500 y 3.000 efectivos. El trabajo del Comando Conjunto se extenderá al departamento de Pando, el norte de La Paz "e incluso vamos a estar cercanos a la provincia Iténez de Beni", dijo Valdivia.

Un soldado desapareció

Uno de los 400 soldados que fueron llevados a Puerto Rico (Pando) para apoyar el plan de asentamientos desapareció en el río Orton, luego de que la corriente del agua lo arrastró.

El hecho sucedió cuando ese joven, de origen potosino, junto a dos de sus compañeros decidió ir al río a tomar un baño para aplacar el intenso calor. Ellos se refrescaban en la orilla del río y como vio que el agua no era profunda decidió ingresar un poco más, cuando de repente se vio completamente sumergido.

Uno de sus compañeros que sabía nadar intentó rescatarlo, pero también fue jalado por la corriente y el último que quedaba extendió una rama y logró salvar sólo a uno de ellos. El otro desapareció y, pese a una intensa búsqueda, no fue encontrado.

"Una característica de este río (Orton) es que no se encuentran los cuerpos, simplemente desaparecen", explicó el comandante del Comando Conjunto, Nixon Valdivia, quien aclaró que el hecho sucedió cuando los soldados gozaban de su día libre.

http://www.la-razon.com/versiones/20090821_006826/nota_247_864939.htm

 

 

Páginas vistas en total

Archivo del blog