Síguenos por correo electrónico

1.8.12

Oromomo da el sí, pero pide cárcel para invasores


TIPNIS/ Foto El Deber


01/08/2012 (EL DEBER).- No hubo sorpresas en Oromomo. La comunidad de Alto Sécure dijo sí a la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos a través del corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, pero dispuso de cuatro salvaguardas para evitar la colonización del parque.
Según Carlos Fabricano, uno de los presidentes de la subcentral Sécure, los tsimanes y yuracarés que viven en este rincón de Beni pidieron que se aplique 30 años de cárcel a cualquier colono que se asiente en el parque, recursos para terminar el deslinde de los límites del territorio, aumentar el número, equipos y recursos de los guardaparques y la instalación de cuatro cuarteles militares en el Tipnis, a fin de garantizar que no haya asentamientos (uno en la zona colonizada de Cochabamba, otro en Santo Domingo, cerca de San Ignacio de Moxos, otro en el río Ichoa y el último en la cordillera de los mosetenes, cerca de Oromomo). 
El sí de Oromomo, aunque estaba garantizado, tardó tres días en llegar. Allí la consulta se instaló el 29 de julio y hubo poca discrepancia entre la treintena de participantes. Todos estaban convencidos de que había que aprobar la construcción de la carretera, porque al lado del Gobierno les había ido mejor. 
En la comunidad se prepararon oradores a favor de anular la intangibilidad del Tipnis y de aprobar la carretera. Con formas gráficas, en tsimane y en yuracaré, los mismos moradores de Oromomo fueron guiando a sus vecinos hacia el sí. 
No es muy difícil encontrar los motivos. Los encargados de la consulta han llevado cartillas a favor de la consulta, de la carretera y en contra de los medios de comunicación. Ni siquiera los niños se han librado de esta propaganda. A Wilman, un niño tsimane, le regalaron una historieta donde todos los niños de una aldea soñaban maravillas: un niño espanta a un tigre de Bengala, otro flechea sin arco a un pez enorme y todos se asustan porque no hay nadie en su comunidad, ya que todos se encuentran en la asamblea de la consulta. Allí se dice a los niños que si no se mueve la intangibilidad, sus padres no podrán vender ni intercambiar sus productos y que la carretera traerá salud, educación y profesores y luz eléctrica para que puedan estudiar de noche. 
A esto se suma todo un folleto tomado de una conferencia de Álvaro García Linera afirmando que los medios de comunicación mienten sobre el Tipnis. Además, hay seis facilitadores puestos por el Ministerio de Obras Públicas que exponen todo acerca de la consulta, las opciones de desarrollo que se tendrá con la intangibilidad y sin ella. 
Todo esto configura una justa desigual entre el Gobierno, que expone y alienta el sí, y los contrarios a la carretera, sin capacidad de presencia en las 69 comunidades donde se realiza la consulta. 
Pocas brigadas han ingresado
Solo cinco de las 15 brigadas que tienen la misión de concluir la consulta hasta el 20 de agosto han ingresado al Tipnis. 
Largas distancias, poca agua en los ríos y la protesta de un grupo de comunidades mantienen a la mayoría de las comisiones en sus bases de Trinidad y Villa Tunari.
Según Cynthia Silva, coordinadora de la consulta del Ministerio de Obras Públicas, ayer salió de Oromomo una brigada que comenzará a aplicar la consulta hoy en San Juan de la Curva. La que estaba hasta ayer en Oromomo, hoy se dirigirá hacia Palmar de Aguas Negras. 
Algo parecido sucede en San Miguelito. La comisión que terminó la consulta ya navegó hacia Sanandita y otro grupo salió de esa comunidad río arriba. También hay otros consultores que tratan de llegar hasta Puerto Pancho, pero se han encontrado con ríos con poca agua y no han podido llegar. Un sexto grupo está listo para salir hacia Puerto Totora a través del Tijamuchí. 
Pero el principal problema de salida de los brigadistas está en el río Ichoa, donde se concentra la resistencia del Tipnis. Estas brigadas, que deben pasar por Gundonovia, donde los indígenas se han atrincherado, no tienen fecha de salida desde Trinidad.
En la jornada
- Resistencia. Muchos de los indígenas que participaron en la novena marcha se encuentran en Gundonovia y han acampado a ambos lados del río. Según explicaron, se ha alambrado el Ichoa para impedir el paso de las comisiones. Tampoco se permite ir más allá de ese punto, para llegar a otras comunidades cercanas. 
- Recurso. Fernando Vargas no puede ingresar aún al Tipnis. El presidente de la subcentral tuvo que viajar ayer de Trinidad a La Paz para tratar de resolver las observaciones que el Tribunal Departamental de Justicia de La Paz ha hecho a la acción popular interpuesta ante este órgano.
- Sorpresa. Los indígenas de Gundonovia niegan que hayan expulsado a una enfermera y a otros funcionarios públicos que prestaban servicio allí.

Páginas vistas en total

Archivo del blog