Síguenos por correo electrónico

5.10.11

Avances en la reconstitución territorial del pueblo guaraní


El reciente proceso de reversión y dotación efectuado por el Estado boliviano ha beneficiado a varias familias guaraníes y ha contribuido a la reconstitución de su territorio ancestral. No obstante, en la actualidad el proceso de desarrollo integral del pueblo guaraní avanza con lentitud, tropezando con diversos problemas estructurales. Por un lado, los resultados del saneamiento satisfacen solo parcialmente las demandas territoriales de los guaraníes puesto que muchas tierras no tienen cualidad optima para el cultivo. Por otro lado, muchas comunidades no tienen fuerza económica suficiente para integrarse al mercado y dejar de realizar trabajos temporales o continuos para los terceros.

En fecha 13 de junio de 2007, los representantes de legales de la capitanía Alto Parapeti solicitan ante la dirección nacional de reforma agraria la demanda de Titulación del territorio Indígena Guaraní en una superficie de 181.046.7740 Hectáreas, demanda admitida en fecha 17 de septiembre de 2007, con la modalidad de SAN – SIM. La demanda fue modificada en fecha 12 de febrero de 2008, y se resolvió cambiar de procedimiento, de saneamiento simple (SAN - SIM) a saneamiento de tierra Comunitaria de origen (SAN - TCO), en una superficie de 157.094.2980 Hectáreas. La demanda está ubicada en los cantones de Lagunillas, Gutiérrez, Aquio, Choreti, Camiri y Cuevo de la Provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz y cantones Villa Vaca Guzmán, Ticucha e Iguembe de la provincia Luís Calvo del departamento de Chuquisaca.
En noviembre de 2008 concluye el saneamiento en el Alto Parapetí, reconociendo derechos a 269 propietarios legales en una superficie de 66. 958. 4640 hectáreas, devolviendo al pueblo guaraní 64 mil hectáreas de las 157 mil hectáreas demandadas y revirtiendo 24 mil hectáreas, de las haciendas Caraparicito, San Isidro y Buena Vista – Isiporenda. Según las últimas estimaciones, una vez terminado el proceso de saneamiento, la TCO Alto Parapetí podrá consolidar una superficie aproximada de 103 mil ha de su demanda inicial.
El suceso más importante, que merece ser resaltado en cuanto al proceso de reconstitución territorial del pueblo guaraní en los últimos años es la a entrada triunfal y toma de posesión del pueblo guaraní de la ex – hacienda Caraparicito el 6 de diciembre de 2010. La reversión de esta propiedad marca la conclusión de un largo proceso de lucha y reivindicación que el pueblo guaraní inició hace ya más de 20 años por la liberación de familias de su pueblo en estado de cautiverio. Esta hacienda y sus ex propietarios, constituyeron la ilustración más clara de la dimensión social y política de la servidumbre a la que el pueblo guaraní está sometido en su propio territorio ancestral.
No obstante, todavía se encuentran en proceso ante el Tribunal Agroambiental y a la espera de resolución final los casos de las haciendas Itacay Huaraca de Elvy Abbet de Malpartida y El Recreo de Aniceto Curcuy, que hacen una superficie total: 12.897.0220 Has. Los propietarios fueron demandados por el incumplimiento de la Función Económico- Social debido a la existencia de las relaciones servidumbrales en sus predios. En el caso del fallo favorable, dicha superficie será consolidada como parte de la TCO Alto Parapetí.

Pese a estos avances, uno de los principales problemas que enfrenta la población indígena es la poca presencia del Estado en la zona y la falta de la atención integral de la problemática que enfrentan las comunidades en proceso de salida de servidumbre.

Por otro lado, las dificultades mismas de sobrevivencia económica obligan a varios hombres y mujeres guaraníes a retomar el trabajo en las haciendas, lo que obstaculiza la ruptura definitiva del vínculo entre el patrón y peón.

Las pocas posibilidades de sustento económico de las familias en la comunidad es la razón principal que se identifica para justificar la necesidad de continuar el trabajo en las haciendas, debido a que la producción del chaco familiar es suficiente solamente para el autoconsumo de las familias sin permitir su comercialización y en algunas ocasiones ni siquiera alcanza para el sustento familiar.

Por lo tanto, cada año se hace mayor la necesidad de priorizar un verdadero desarrollo rural en los territorios guaraní. El mismo debería fortalecer las economías comunitarias a partir de mecanismos que puedan estimular y recuperar sus áreas de producción. Por otro lado, el acompañamiento y ayuda económica del Estado a largo plazo es imprescindible para garantizar las condiciones de vida que se constituyan en una alternativa real para la vida en las haciendas, sobre todo mediante acciones orientadas a garantizar la satisfacción de requerimientos alimentarios. Los principales medios de ayuda propuestos por las familias guaraní contemplan la dotación de materiales de construcción, maquinaria agrícola y cultivos, y capacitación en el uso de maquinaria agrícola y en el manejo de diferentes semillas.

Aleksandra Bergier, Observatorio de DDHH y Conflictos Socioambientales
----------
Fuente:
Base de datos sobre la servidumbre, conflictos y el proceso de reconstitución territorial del pueblo guaraní de la Capitanía de Alto Parapetí, CEJIS- ODPIB, Febrero de 2012, documento inédito.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog