Síguenos por correo electrónico

12.5.10

NOVENO DÍA DE HUELGA DE HAMBRE


ALREDEDOR DE 300 FAMILIAS HAN SIDO DESALOJADAS DE MANERA VIOLENTA POR UN GRUPO DE 80 PERSONAS FUERTEMENTE ARMADAS, PAGADAS Y ORGANIZADAS, POR GANADEROS Y TERRATENIENTES DE LA PROVINCIA VELASCO DEPARTAMENTO DE SANTACRUZ.

Alrededor de 300 familias, de las comunidades agroecológicas Chirimoyas, Tierra Firme y Tierra hermosa (Las Trillizas), han sido desalojadas de manera violenta por un grupo de 80 personas armadas, pagadas y organizadas, por ganaderos y terratenientes de la provincia Velasco departamento de Santa Cruz.
Según afirman los dirigentes del Movimiento Sin Tierra – Bolivia. Los ganaderos Guido Soliz, Américo Gemio (concejal electo por el MNR) serian los directos responsables, intelectuales y materiales, del desalojo violento propiciado este pasado 20 de abril. Esto en directa complicidad con la subprefectura y el comité cívico de dicha localidad.
Frente a dicha afrenta, el MST – B, instalo un piquete de huelga de hambre desde este pasado lunes 3 de mayo en instalaciones del palacio de justicia de la ciudad de Santa Cruz. A la fecha el número de huelguista asciende a 13 compañeros, puesto que 5 de ellos fueron hospitalizados y dados de baja. La huelga de hambre, exige la restitución de su territorio, el respeto a la propiedad comunitaria y garantías mínimas de seguridad en la zona. Puesto que después de haberse producido el desalojo, los dirigentes de las trillizas, fueron tomados rehenes y torturados, además, fueron amenazados de muerte si es que intentan retornar al lugar.
Las trillizas tienen una extensión de 100.000 has, las cuales cuentan con títulos ejecutoriales, entregados personalmente por el Presidente del Estado Plurinacional, Juan Evo Morales Aima, en acto publico el 3 de diciembre de 2008.
Lamentablemente, la dotación de las trillizas, nunca contó con la participación de la fuerza pública, a pesar del conocimiento que tenia el gobierno de la existencia de terceros dentro del territorio del MST. Dando lugar a una tensa convivencia entre los ganaderos, ilegalmente asentados, y las comunidades de los Sin Tierras.
En la provincia Velasco, en las pasadas elecciones del 4 de abril, el MNR, gano la alcaldía de San Ignacio de Velasco, obteniendo las 5 concejalías del municipio. Esta victoria electoral, por parte de grupos ultra conservadores, habría sido uno de los móviles para que ganaderos, conjuntamente con la subprefectura y el comité cívico se sienta con la fuerza necesaria para poder llevar adelante el mencionado desalojo.
Desde el 2008, hasta antes del desalojo, los ganaderos fomentaron y organizaron constantes peleas entre grupos de campesinos, indigenas y sin tierras, los cuales, se apoyaron bajo el argumento de que el asentamiento del MST se lo habría hecho con títulos “truchos” y que no cuentan con el respaldo de la ley.
Tomando en cuenta, de que el asentamiento de las Trillizas, se enmarca en la política gubernamental de reconducción comunitaria de la reforma agraria, la subprefectura de la provincia Velasco, que responde a la línea del Gobierno departamental de Santa Cruz a la cabeza de Rubén Costas. Organizo asentamientos, de manera ilegal dentro del territorio de las trillizas.
Estas familias a la larga se encargaron de ser los primeros opositores a la presencia del MST en la zona, dando inicio a una acción minuciosamente planificada, por parte de la subprefectura y el comité cívico, de aislamiento y “eliminación” gradual del Movimiento Sin Tierra.
Desde entonces, el secuestro, la amenaza de desalojos y el intento de hacer firmar convenios de renuncia al derecho propietario del MST, se constituyo en el factor común durante los dos últimos años. Con el único objeto de mantener vigente el poder de terratenientes y ganaderos de la zona.
Días antes al desalojo violento, ya la subprefectura de la provincia Velasco, se habría hecho presente en las trillizas, con el objeto de pedir que las familias sin tierra se retiren de la zona, esto bajo el argumento de que la gente de otras comunidades estaría disconforme con su presencia. Una suerte de preludio sutil, de lo que días posteriores iría a suceder.
Inmediatamente después del desalojo violento que sufrieron las familias del MST, la subprefectura salio a los medios de comunicación, afirmando que el desalojo de las familias de las trillizas, se lo habría hecho de manera pacifica (El Deber, 30 de abril de 2010), es mas, que la misma subprefectura habría puesto camiones para transportar a los desalojados. Una suerte de apología del delito, lo que devela la directa participación y conocimiento, de los sucesos acaecidos, de la subprefectura de la provincia Velasco.
Actualmente las familias del movimiento sin tierra, desalojadas de las trillizas, se han apostado en la comunidad de los Ángeles, aledaña a la zona en conflicto, donde reciben la protección de los sindicatos campesinos, puesto que los grupos irregulares de la subprefectura no se les permite retornar a su territorio, a lo que se suma la constante amenaza de ser nuevamente agredidos y violentados.
El conflicto tiende a agudizarse, si es que las autoridades competentes, no llevan adelante el desalojo de los terceros, y la inmediata restitución y garantías mínimas de seguridad para las familias sin tierra. Puesto que la falta de alimentos, la desesperación de perder toda la producción y los bienes materiales que ascienden alrededor de 100.000$ por comunidad, daría lugar a que los mismos afectados actúen por mano propia y decidan retomar su territorio por sus propios medios. Es urgente la acción e intervención por parte del Gobierno Nacional para evitar un nuevo foco de conflicto.

Ademar Valda

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog