Síguenos por correo electrónico

28.9.09

Indígenas piden a Evo respeto a la ley y control de cocaleros

La dirigente indígena y candidata a diputada por el MAS, Teresa Limpias, exige al Mandatario defender a su sector. Dijo que él sabe “dónde va su gente”. Se confirmó la muerte de un cocalero en una pelea con indígenas en Isiboro Sécure.

Los pueblos indígenas exigieron al presidente Evo Morales hacer respetar las leyes que favorecen a ese sector, en lo referido a la propiedad de la tierra, y ejercer mayor control sobre los campesinos que se dedican a la siembra de hoja de coca.

Esa demanda, según un reporte de radio Patujú, fue emitida por Teresa Limpias, secretaria de Educación de la Confederación Nacional de Mujeres Indígenas de Bolivia, en una declaración efectuada en Trinidad. “Será grave si el Presidente no defiende los derechos de los pueblos indígenas”, señaló. Aseguró que están decididos a “impedir el avance de los cultivos de coca en el área del TIPNIS”.

El último sábado, indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se enfrentaron a cocaleros cuando los desalojaban de sus terrenos.

En el enfrentamiento, un cocalero falleció y dos quedaron heridos, según informó ayer el ministro de Gobierno, Alfredo Rada. Sin embargo, dirigentes indígenas indicaron que habría entre uno y dos fallecidos más en el sector de los campesinos. El fin de semana también perdió la vida un policía en el parque Isiboro Sécure, debido a que se ahogó cuando se bañaba en el río, según fuentes del sector.

Al referirse al conflicto en el TIPNIS, la dirigente Limpias sostuvo que este problema debió ser de conocimiento del Gobierno.

“El Presidente sabe dónde va su gente”, dijo Limpias en alusión a que el Mandatario es también el máximo líder de las seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, que agrupa a los productores de coca de esa zona.

Limpias, que también es candidata a diputada suplente por la circunscripción 62 del Beni por el MAS, señaló que los colonos insisten en avanzar hacia el TIPNIS con el argumento de que “están en el Gobierno” y que Evo Morales “nació en el movimiento cocalero y ellos lo apoyaron”.

El 28 de marzo de este año, en Villa Tunari, el presidente Morales pidió a los cocaleros del trópico de Cochabamba evitar una mayor producción de coca y expulsar a los colonos que estarían ingresando a los parques nacionales y áreas protegidas que se encuentran en los departamentos de La Paz y Cochabamba. “Los que avalen nuevos sindicatos serán enemigos de la defensa de la hoja de coca”, sostuvo el Primer Mandatario.

En esa oportunidad, Morales señaló que si el Gobierno encontraba nuevos sindicatos de productores, “los militares se encargarán de sacarlos de su producción ilegal”.

Luego, el 20 de junio, el Ejecutivo anunció el ingreso de efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) al parque Isiboro Sécure, donde el sábado hubo enfrentamientos; al parque Carrasco, en Cochabamba; y a La Asunta, en los Yungas de La Paz, para erradicar los cultivos de coca excedentaria.

Según el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, la decisión se adoptó, en aquella oportunidad, después de conocer el sexto informe anual de Monitoreo de Cultivos de Hoja de Coca en Bolivia de la oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, en ingles), que advertía de un incremento de los cocales en la región de La Asunta y en los dos parques nacionales.

Isidro Yujo, presidente de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños de Bolivia (Cepemdeb), sostuvo que tras los enfrentamientos registrados el sábado, ayer hubo calma en la región y que los indígenas se replegaron a la población de San Miguelito, donde estaba previsto que por la noche se desarrolle una reunión que sería definitiva y donde los cocaleros deberían decidir si abandonan o no el parque Isiboro Sécure en forma pacífica. “A nosotros no nos interesa que se genere violencia, esperamos que los colonos respeten la norma que ellos no deben ingresar al área protegida”, expresó.

Yujo recordó que el 13 de junio, el Presidente, en un acto en Trinidad, entregó el título ejecutorial a la Subcentral del TIPNIS sobre una extensión de poco menos de 1,1 millones de hectáreas. ´Ahora no sólo son dueños legítimos, sino también dueños legales de estas comunidades´, destacó y luego pidió a la Policía y Fuerzas Armadas hacer respetar el territorio y evitar nuevas invasiones.

“Será grave si el Presidente no defiende los derechos de los pueblos indígenas, como manda la ley”.

TERESA LIMPIAS, dirigente indígena.

“Si el Gobierno encuentra nuevos sindicatos, los militares se encargarán de sacarlos de su actividad ilegal”.

EVO MORALES, presidente de Bolivia.

http://www.la-razon.com/versiones/20090928_006864/nota_249_886164.htm

 

Páginas vistas en total

Archivo del blog