Síguenos por correo electrónico

30.7.09

Indígenas paceños en líos por explotación petrolera

Unos piden avance en la exploración; otros, una consulta dirigencial previa explicación de impactos ambientales.

Dos grupos de indígenas de las poblaciones del norte de La Paz, que apoyan el proceso de cambio que ejecuta el gobierno del presidente Evo Morales, se encuentran enfrentados a consecuencia de la exploración inicial de hidrocarburos en tres líneas sísmicas, iniciada hace dos semanas por la empresa Petroandina Sam en el bloque Liquimuni, tras conseguir su licencia ambiental.

Ambos frentes llegaron a la ciudad de La Paz para explicar, por separado, su criterio por el avance de la exploración de hidrocarburos.

El grupo liderado por el cacique del pueblo mosetén Enrique Romero aseguró que fueron consultados para la realización de dichos trabajos porque a través del Ministerio de Hidrocarburos se les explicó los beneficios que obtendrían, a pesar del impacto ambiental en 33 pueblos de Territorio Comunitario de Origen (TCO), de los cuales sólo tres fueron consultados.

El otro sector encabezado por el secretario ejecutivo de la Central de Pueblos Indígenas del norte de La Paz (Cepilap), José Ortiz, dijo que las consultas se las realizaron sin respetar el orden de jerarquía de las organizaciones sociales que representan a los habitantes del lugar.

La Cepilap agrupa al Consejo Indígena del Pueblo Tacana (Cipta), Central Indígena del Pueblo Leco de Apolo (Cipla), Organización del Pueblo Indígena Leco y Comunidades Originarias de Larecaja (Pilcol), Organización del Pueblo Indígena Mosetén (Opim), Consejo Regional Tsimane Mosetene (CRTM), Pueblo Indígena Quechua Takana de San José de Chupiamonas (PIQT-SJU), Comunidad Agroecológica Mosetene de Palos Blancos (Copab) y Comunidad Esse Ejja de Eyiyoquibo.

Ante este hecho, Romero dijo que la Cepilap no los representa y que los habitantes de las 33 TCO del norte paceño quieren el desarrollo y mejores condiciones de vida para sus hijos, lo que vendrá con la explotación de hidrocarburos.

“La Cepilap nunca participó con nosotros en ningún proyecto, pueden preguntar a los pueblos indígenas si los conocen a ellos o si alguna vez fueron a ofrecer algún apoyo a los hermanos mosetenes. Ahora estamos luchando por la carnetización y por proyectos de desarrollo”, dijo Romero.

Por su parte, el secretario Ejecutivo del Cepilap, José Ortiz, indicó que su organización no está en contra de la exploración hidrocarburífera, sino que se respeten los derechos de los pueblos indígenas en ser consultados en estos temas, tal cual manda la nueva Constitución.

Preocupan los impactos ambientales

“Los dinamitazos que utilizan donde se realiza la exploración sísmica ahuyentan a la fauna del lugar. A futuro, hay la posibilidad de que los ojos de agua que abastecen del líquido elemento a las comunidades se cierren”, expresó Daniel Hiase, representante de la comunidad Cimay de la Central de Pueblos Indígenas del Norte de La Paz (Cepilap).

Además, en su preocupación manifestó que hasta antes de la exploración de los hidrocarburos las comunidades vivían en paz, tranquilas, sin enfrentamientos ni división; pero con el inicio de trabajos de la empresa Petroandina Sam en el bloque Liquimuni los conflictos comenzaron.
“Hay algunos caciques que se prestaron a los intereses de  la empresa Petroandina Sam, a cambio de cenas y algunos seminarios”, manifestó el dirigente de la comunidad Cimay.

Originarios anuncian protestas

El representante del pueblo Tacana, Percy Gonzales, anunció que si no se consulta de manera orgánica en los 33 Territorios Comunitarios de Origen (TCO), los dirigentes de la Central de Pueblos Indígenas del norte de La Paz (Cepilap) se verán obligados a tomar medidas de presión que no quiso anticipar.

“En una primera oportunidad realizamos detenciones de movilidades que pretendían ingresar a las líneas sísmicas de exploración y no descartamos volver a realizarlo”, manifestó el dirigente Tacana.

En ese contexto, “apreció que una exploración de hidrocarburos no es compatible con el turismo” que se genera, en alusión a los ingresos que perciben por las visitas de turistas al lugar donde se realizará la explotación de hidrocarburos.
“No tendremos ni fauna que mostrar”, dijo Gonzales.

Se realizaron consultas a las bases para exploración

El subalcalde del municipio de Teoponte, Monje Anco, aseguró que las consultas para iniciar el proceso de exploración de hidrocarburos en el norte de La Paz se realizaron a las bases de las comunidades porque se observó a la Central de Pueblos Indígenas del Norte de La Paz (Cepilap).

“Ellos han hablado a nombre de nosotros, no nos representan, por lo tanto, sí o sí deben realizarse las exploraciones sísmicas que, por cierto, ya empezaron hace dos semanas”, dijo Anco.

Conscientes de que la exploración y explotación de hidrocarburos puede afectarles en el tema ambiental, tarde o temprano, los indígenas no alineados a la Cepilap confían en que sus pueblos tendrán desarrollo.

“El Gobierno se comprometió a dotarnos de escuelas, centros de salud, puentes y caminos. Una vez que se descubra el petróleo habrá ingresos para nosotros”, manifestó el subalcalde de Teoponte.

Por su parte, José Tupa, coordinador de los pueblos del norte de La Paz que se encuentran en el área de exploración sísmica, manifestó que se difundió a través de asambleas y cabildos los beneficios que traerá la explotación de hidrocarburos.
“Nos explicarán qué dice el estudio ambiental cuya ficha fue entregada en anteriores días”, acotó Tupa a los medios de prensa.

Lamentó que grupos interesados pretendan paralizar el desarrollo del norte de La Paz y del país, en caso de encontrarse petróleo o gas.

“No vamos a permitir que grupos que están actuando políticamente traben el proyecto de exploración y explotación de hidrocarburos, estamos dispuestos a asumir medidas”, agregó.

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2009-07-30&idn=3782

 

 

Páginas vistas en total

Archivo del blog