Síguenos por correo electrónico

17.5.12

Resolución de la Asamblea Extraordinaria de emergencia de las 12 centrales pertenecientes a la Organización Indígena Chiquitana-OICH

Foto Max Toranzo
17/05/2012.- Les presentamos la Resolución Nº9  de la ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DE EMERGENCIA DE LAS 12 CENTRALES PERTENECIENTES A LA ORGANIZACIÓN INDÍGENA CHIQUITANA-OICH:
Considerando:
Que el pueblo Chiquitano es uno de los seis pueblos fundadores de la actual Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Chaco y Amazonía de Bolivia, que tuvo lugar entre 1979 y 1982, que dio el punta pie inicial al proceso organizativo y conformación de las diferentes organizaciones intercomunales, interétnicas y regionales en los años 80 y 90.
Que el solamente habernos organizado para la lucha de nuestros derechos representó un cambio sustancial en la realidad socio-política de esta región y del país, en tanto nuestras reivindicaciones de devolución de los territorios, el derecho al uso y aprovechamiento exclusivo de nuestros recursos naturales reconocimiento de la autonomía así como el ejercicio pleno del conjunto de nuestros derechos históricamente negados, significaban transformaciones culturales, sociales y económicas las cuales afectaban a grupos de poder quienes no estaban dispuestos a dejar sus privilegios acumulados desde la fundación de la República.
Qué, nuestras organizaciones, su institucionalidad, permanencia, vigencia y organicidad costó casi 30 años estructurarla, pasando por etapas difíciles donde los gobiernos y agrupaciones intentaron cooptarlas o apropiarse de las mismas para minimizar o de alguna manera contrarrestar su impacto, tiempos que hemos superado y aunque no todos los problemas se hayan resuelto;
Que, nuestros hermanos del TIPNIS han iniciado la IX Marcha Indígena Por la defensa de la vida y dignidad, los territorios indígenas, los recursos naturales, la biodiversidad, el medio ambiente y las áreas protegidas, cumplimiento de la CPE y el respeto de la democracia” iniciada el 26 de abril pasado en la ciudad de Trinidad-Beni, junto a otras organizaciones regionales y la CIDOB, la misma que reivindica el derecho a existir como pueblos, que se respete su decisión de que no se construya la carretera Villa-Tunari San Ignacio de Mojos por su territorio, tal como lo indica la Ley Nº 180 lograda por todos nosotros con la VIII Marcha;
Que, este Gobierno está desplegando todas las acciones posibles para dejar impune el crimen que representa construir dicha carretera por el TIPNIS, dentro de éstas celebrar acuerdos programáticos e incluso incitar a que nuestros hermanos quienes han decidido (…) se aprovechen la ausencia de los dirigentes nacionales, para asaltar la CIDOB;
Que, tenemos noticias sobre una convocatoria para una supuesta ”Reunión de análisis de la coyuntura del movimiento indígena” convocada por tres presidentes de regionales que está preocupando a todas las organizaciones indígenas, puesto que a partir de ésta podría generarse una ruptura institucional en la CIDOB, por ser esta acción completamente fuera de los estatutos e instancias reconocidas por la Confederación;
Por tanto las Centrales que componemos la Organización Indígena Chiquitana (OICH), parte de la Confederación de los Pueblos Indígenas del Oriente, Chaco y Amazonía Boliviana (CIDOB), reunidos en asamblea de Emergencia;
RESOLVEMOS.-
Primero.- Condenamos cualquier intento de ruptura de la organicidad de la CIDOB, la misma que prevé mecanismos internos de solución orgánica de problemas de este tipo, puesto que esconden en realidad intereses de sectores de poder y el propio Gobierno Nacional, quien está haciendo todos los esfuerzos para dejar en la impunidad y sin reacción social el crimen que significa construir la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos sin respetar la decisión de los habitantes de dicho territorio.
Segundo.- Exigimos al Gobierno Nacional asuma un comportamiento respetuosos de nuestra estructura orgánica y más bien genere espacios y canales de dialogo para la solución de nuestros problemas. La CIDOB así, como las otras organizaciones sociales deben tener una vida orgánica institucionalizada y autónoma que el Estado debe respetar.
Tercero.- Instamos a los hermanos presidentes de regionales a no dejarse llevar por tales presiones, puesto que lo único que buscan es utilizarlos para fines alejados de nuestra plataforma histórica y que tienen el objetivo de contrarrestar nuestras acciones de movilización, concretamente la IX Marcha Indígena y sus legítimas demandas de caminar para no desaparecer como pueblos.
Cuarto.- Advertimos que no reconoceremos ninguna situación o directiva que emerja de espacios que no cuentan con la legitimidad y legalidad exigidas por los estatutos de  la CIDOB.

Descarga la versión original en PDF aquí:

Páginas vistas en total

Archivo del blog